Así fue el encuentro del 17/02

Katie Ka Boom

Ya han ido llegando los primeros materiales y algunas aportaciones para el primer número dedicado a la histeria. Aquí dejamos algún texto e imagen que nos han inspirado y relatos paralelos que se sumaron a la sesión.

Katie Ka-boom - Sergio Saucedo
Katie Ka-boom – Sergio Saucedo

Es Katie Ka Boom, Katie Ka Boom
Vive en su casa con un bello jardín
Su familia sabe que muy pronto ya
su pequeña Katie hará Ka-Boom

 

 

 

 

 

 

Descubrimos también alguno de los nombres que recibe hoy la histeria, como por ejemplo “Trastorno de conversión”. Para mentes masoquistas, dejamos aquí un diccionario de psicoanálisis que explica este término y otros.

Terminando ya pensábamos en la histeria colectiva. Así que de despedida el relato de un episodio de histeria colectiva, ocurrido en Estrasburgo:

Los hechos se iniciaron a mediados de julio de 1518 cuando una mujer llamada Frau Troffea comenzó a bailar fervorosamente en una calle de Estrasburgo. Este hecho se mantuvo por cuatro a seis días. En una semana se habían unido 34 personas más y en un mes cerca de 400 bailarines. Algunas de estas personas finalmente murieron de ataques al corazón, derrames cerebrales o agotamiento.

Documentos históricos, incluyendo «apuntes de doctores, sermones, crónicas locales y regionales e incluso notas publicadas por el municipio de Estrasburgo» son enfáticas en que las víctimas bailaban.

A medida que la “epidemia” de baile empeoraba, nobles preocupados con lo acontecido buscaron el consejo de médicos locales, quienes sugirieron causas astrológicas y sobrenaturales, en vez de anunciar que la epidemia se debía a una enfermedad causada por un aumento en la temperatura de la sangre. Sin embargo, en vez de prescribir sangrías, las autoridades persuadieron a que la gente continuara bailando, en parte abriendo dos mercados e incluso construyendo un escenario. Lo anterior debido a que creían que si las personas bailaban día y noche se mejorarían. Para incrementar la efectividad de la cura, incluso contrataron músicos para mantener a los enfermos bailando. Algunos de los bailarines fueron llevados a capillas, donde buscaron la cura de su enfermedad.

Epidemia de baile de 1518 - Hendrik Hondius
Epidemia de baile de 1518 – Hendrik Hondius

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s